Carta al 2012

Hace unos meses mi padre me dijo que la vida era como las escaleras de la película de Harry Potter. Esas escaleras que las vas subiendo para ir a un sitio y que en un instante cambian y te llevan a otro destino. Esa es la vida, te crees que estás yendo a algún sitio pero que ella sola te cambia y te lleva a otro sitio, sin tu poder hacer nada, sin previo aviso… Esa podría ser la imagen de mi año 2012, un sin fin de cambios de destinos pero con una diferencia con la de Harry Potter, y es que algunas de las escaleras las cambié yo.

Mientras todo en casa estaba normal, a finales de 2011 y principios de 2012, la enfermedad de mi padre lo cambió todo. Se tambaleaban los cimientos de la casa por culpa del cáncer. Maldito cáncer… esa palabra si que se debería de extinguir. Gracias a Dios hemos conseguido salir de ésta exitosamente y aunque todavía quede mucho camino por recorrer y muchas metas que superar, los objetivos se van cumpliendo y las sensaciones cada día son mejores. No está mal.

SAM_253101

Este año que se ha ido he aprendido a muchas cosas. La primera es que la verdad gana. He aprendido a ser honesto, a mostrar lo que siento, he aprendido a querer, a amar, a disfrutar de la vida, de los amigos, de un simple paseo o de ver una película. He aprendido a que los amigos están para algo, que en mi caso son muy cabrones, pero hay que reconocer que cuando me vieron mal me apoyaron. He aprendido que aunque te lleves unos 4 meses sin ver a un amigo, cuando vuelves a verlo y empiezas a retomar, esos 4 meses no hacen mella. He aprendido a hablar, he aprendido a escuchar, he aprendido a sufrir en silencio, pero también a contar los problemas… que he sido muy de tragar. Creo que 2012 ha sido por lo general, didáctico. También he cometido muchos errores en 2012, demasiados. Pero esto no es más que otro de los favores didácticos que he ha dado el 2012 ya que darse cuenta de los errores para luego pedir perdón o intentar enmendarlo es lo mejor.

Está claro que la vida me ha estado dando muchos palos estos últimos años y que aunque la cosa está muy mala, la crisis nos afecta a todos, los problemas salen de debajo de las piedras, creo que este año me ha dado un poco de lo que me debía. Si es que me debía algo… lo tomaré como un regalo. He disfrutado como nadie los paseos con mi amigo Samuel por Sevilla en nuestra época de bajona, he disfrutado de los vinitos “casuales” con Almudena, los cafés con mi gemelo Paco en la universidad, la nueva típica fiesta en la casa Ferrys, mi cumpleaños aunque me quedara con la cara partida, los detalles de mi amiga María, cada muestra de cariño de cada persona que se ha acercado a mi cuando ha sabido que estaba mal, que han sido muchíiiiisimos más de los esperados. He disfrutado de cada carrerita con mi amigo Emilio, de picarme por los toros con su novia Jenny, de ganar la Eurocopa y ver cada partido en un sitio y disfrutar de cada uno como nadie, de conversar con dos AMIGAS con el miedo de cagarla y ser totalmente comprendido, de las comidas en casa con mi familia, las vacaciones con todos ellos, las vacaciones con Emileo, las de casa de Lucía, los sms con mi amigo Emilio, el salir con mi amigo Eu para que se tuviera que ir, Burgos… todo eso, pero sobre todo los paseos por el río, parque de monumento a Colón, centro de Sevilla, ver series y películas, reír, contar chistes malos, hacernos fotos ñoñas, palomitas, Betis, Stip-Motion, Punta Umbría, Chipiona, Islantilla, Rasillo, Santander, 100 Montaitos, librito, y cada segundo que he pasado con Lucía porque ha sido la verdadera protagonista de mi vida en este 2012. Llegó de casualidad a mi vida para quedarse con ella. Ello no lo reconoce ni nunca lo dirá, pero algo tendrá para haber conseguido todo esto en tan poco y de esta manera.

Foto 16-06-12 00 26 07

Lo peor del año vuelve a ser la pérdida de un familiar, esta vez mi tía Rosalía. Es una pena ver como tu familia se va achicando por lo que nos dejan, sobre todo cuando es familia joven y le quedaba tanto todavía que vivir. Aún siendo doloroso, es mejor ver como se van tus seres queridos por problemas de salud y en contra de su voluntad, que verlos ponerse en tu contra o remar en otra dirección, esos no merecen ni mención. ¡Otro cambio de escalera más!

¿Qué le puedo pedir para 2013? Pues nada, salud, que es lo más importante. Creo que ya lo dije, pero lo vuelvo a repetir. Cuando era pequeño no entendía cuando los mayores pedían salud, ahora que soy mayor y he vivido enfermedades graves en la familia, puedo decir que es lo más importante: salud. Una vez que tengamos salud, que la vida haga como las escaleras de Hogwarts las veces que le de la gana, que ya saldremos adelante como podamos.

page

Unas pocas de menciones especiales para despedir el año. La primera para mis padres. Uno por ser un luchador que lo saca todo adelante aunque a veces no lo llegue a entender y la otra porque aún siendo la más hartible de encima de la tierra es la mujer más trabajadora de la tierra y la que más sufre por mi y por nosotros aunque lo haga en silencio. La segunda para mi novia, Lucía. ¿Qué puedo decir de Lucía y lo que siento por ella que no sepáis ya? Pues eso, no puede ser más grande. La tercera para mis hermanos. La mayor porque me llevo mejor desde que se ha ido de casa, al mayor porque parece ser que lo voy a echar de menos después de tantos años compartiendo cuarto y a la pequeña, porque a pesar de que no me haga caso y pase de mi tres kilos, siempre la voy a querer de manera especial a la enana esta. Y la cuarta y última es para mis amigos Samuel, Emilio, Emileo, Almudena, Elena, David, Eugenio por haberme ayudado cuando he estado mal y haberme dicho siempre lo que pensaban, tanto si me gustaba como si no, sólo en pos de quererme ayudar. ¡Gracias!

Feliz año 2013

El verano del “mindfullness”

Llega Septiembre y con él, el fin del verano, los días de playa y de relax y debe comenzar la rutina del trabajo y los estudios aunque todavía nos queden algo más de 20 días para que termine el verano. Este año tengo la mala suerte de no comenzar ninguna rutina en Septiembre, esa que todos odiáis pero que los que no tenemos ni trabajo ni estudios a los que dedicarnos echamos tanto de menos. Pero bueno, algo habrá que hacer ahora para intentar tener una rutina de “trabajo” aunque esta se traduzca en escribir en un blog de mi afición a la decoración y enviar al día decenas de correos con mi curriculum.

Otra cosa que le suele pasar a la gente cuando llega Septiembre es que le entran unas ganas locas de frío, de los días nublados, de ropa de camilla y una serie, tienen ganas de algo que compense tantos días de sol, risas, movimiento, dormir poco y derrotado, quiere un poco de esa melancolía que te entra en invierno. A mi esa melancolía siempre me ha entrado en Septiembre pero de otra manera. Nunca me han entrado ganas de frío, de ropa de abrigo o de ver caer la lluvia, soy muy del verano y del calor. Mi melancolía se traduce en echar de menos el verano que ha pasado y todo lo que siempre supone el verano en mi vida. Hasta ahora siempre fueron veranos de descanso, veranos que los disfruté descansando de un largo año de estudio o veranos en los que disfrutaba cada día de descanso del trabajo porque durante la semana o durante largos turnos de noche me estaba intentando ganar un sueldo. Pero la melancolía de este año será distinta, muy distinta.

Estando en Chipifornia viví una conversación que vista desde fuera puede que no tenga ningún valor o que sea una conversación banal o estúpida, pero a mi me dejó marcado. Era sábado 18 de Agosto y estábamos en casa mis padres, mis hermanas Natalia y Feli con su marido y mi sobrina África y mi novia Lucía. Subimos de haber estado tomando un “piquislavis” en nuestra segunda casa de Chipifornia, el Patati. Transcurría el tiempo en el que mi madre hacía la comida, mi padre y Natalia jugaban con África, mi cuñado veía la televisión y mientras Lucía y yo nos poníamos al día de lo que pasaba en el móvil mi hermana comenzó a comentar el artículo que estaba leyendo en el suplemento “Mujer de Hoy” del ABC.

Mi hermana ha pasado una época en la que ha sufrido problemas de estrés (espero que no se me enfade por publicar esto) y cuando revisaba la revista leyó un artículo que se titulaba: “La mente, el mejor remedio antiestrés, antimigrañas y antienvejecimiento”. Ella nos empezó a contar lo que decía el artículo: -Niño es que esto es verdad, es que dice el artículo que las personas aunque estemos haciendo algo que se supone de relax, como estar en la playa, no nos relajamos ni lo disfrutamos porque estamos pensando en el futuro y en el pasado constantemente y no nos dedicamos a disfrutar el presente. Yo eso lo leí hace tiempo de los niños, que como ellos no tenían consciencia del pasado ni del futuro disfrutaban mejor de las cosas y por eso eran felices. En ese momento me quedé un poco “cojinete”, como me gusta  a mi decir, porque me ponía en situación y es verdad, eso lo hacemos constantemente, nos llevamos todo el día pensando en lo que vas a hacer, lo que quieres hacer, lo que hiciste, lo que hablaste, lo que hablarás, lo que pasó… en fin, que estamos haciendo miles de cosas pero nunca las estamos disfrutando como deberíamos para poder decir de verdad que hemos disfrutado de unas vacaciones, de un viaje o simplemente de un día de playa.

-El vivir el presente sin estar pendiente del futuro ni el pasado se llama mindfullness, nos decía a Lucía y a mi que interveníamos en lo que ella nos contaba asombrados porque era algo en lo que nunca habíamos caído o por lo menos yo nunca me había parado a pensar. ¿Pero por qué hablo de esta conversación si estaba hablando de la playa, la vuelta a la rutina y de la melancolía? Todavía estando en Chipifornia y esa misma tarde Lucía y yo nos bajamos a la playa a dormir la siesta y nos volvió a pasar algo que nos pasa muy a menudo y es que vivimos ese momento mindfullness y nos dimo cuenta de ello.

Desde que comenzamos nuestra relación nos hemos dado cuenta muy a menudo que cuando estamos juntos como que nos sobra todo, no nos hace falta móvil, descansar o mirar la hora. Hemos llegado muchos días a casa super tarde por habernos tragado las horas sin darnos cuenta, hemos estado juntos y nos ha desaparecido todo lo que nos rodeaba y sólo hemos existido ella y yo. Esa tarde nos pasó lo mismo y no fuimos consciente de ello hasta que nos íbamos de la tarde. Nos echamos, charlamos, reímos, nos dimos cariño, dormimos e hicimos una tarde que para nosotros fue de lo más normal del mundo pero era especial. Cuando recogimos todo e íbamos los dos para arriba solos charlando hablamos que teníamos que mirar una cosa en el móvil y dije: -Ostras el móvil, verdad. No he pensado en el móvil en toda la tarde, le dije yo. Ahí empezamos a charlar que nos había pasado eso en toda la tarde y que siempre que habíamos hablado de esto no nos habíamos dado cuenta que nos pasaba lo que decía el artículo y lo importante y bonito que es vivir momentos así y más si es con la persona a la que amas.

Así que como dije al principio, este Septiembre me trae melancolía pero una melancolía que nunca tuve, la melancolía del verano en el que aprendí lo que me pasaba con Lucía, el verano en el que cada momento que vivimos juntos lo hicimos viviendo y disfrutando el presente sin estar pendiente de lo que pasó ni pasará. Un verano intenso, en el que cada cosa que he hecho la he disfrutado como nunca. Sinceramente le deseo que esto le pase a todo el mundo, que nadie se quede sin poder disfrutar de esa sensación de volver a la realidad y decir “ostras, qué me estaba pasando?”. Volver a la realidad en la que estás pendiente de lo que pasó y lo que pasará, pero en una realidad en la que sabes que has estado disfrutando del momento y que te has sentido verdaderamente feliz, como el niño del que al principio hablaba.

Comenzamos el verano estando unos días de regalo con nuestros amigos Emilio y Jenni en Islantilla y fueron unos cuatro día espectaculares. Nos fuimos con una ilusión tremenda porque eran los primeros días que íbamos a pasar fuera de casa juntos y nos llevamos ropa para cinco años fuera de casa… no nos hizo falta de nada. Nos lo pasamos demasiado bien y siempre le agradeceré a “papa Emilio” y a la “socia” lo bien que nos hicieron sentir esos días y el regalarnos esos días tan bonitos con la ilusión que teníamos de hacerlo.

Vinieron vacaciones en Punta Umbría con la familia de Lucía en la que volvieron a hacerme sentir de la familia habiendo llegado hace tres días. Me encantó perder todas las partidas a las cartas y a los dados pero ser el que curra a todos a las palas. Me encantó esos momentos mindfullness de atardecer, de paseo por la playa o esos despertares juntos.

Vinieron días de playa con María, Bea y Samuel. Vino la fiesta Hawaiana en casa de Ferris con tanta gente increíble. Vinieron los días de piscina de Luis con el loco de Samuel. Llegó la victoria en la Eurocopa de nuestra selección. Llegaron los paseos por Sevilla, su centro y sus parques, llegaron días de hacer deporte, de paseos en bici, de granizadas y de series en su habitación. Pero sobre todo llegó Chipifornia. Ha sido una semana perfecta en todo, no sólo en los momentos de mindfullness con Lucía, que si me pusiera a poner todos y cada uno de los que he tenido no dejaría de escribir en unos días, también por la felicidad de mi casa, en lo contento de mi padre disfrutando del verano como nunca lo vi antes, a mi madre queriendo disfrutar de la playa y currandonos a las cartas, a las mañanas de desayuno con mi hermana pequeña dando candela, de como ella se ha llevado de bien con Lucía y han hecho tantas migas en tan poco tiempo, de lo contenta que ha estado Lucía en mi casa con todo el miedo que ha tenido de pasar unas vacaciones con nosotros, de mi sobrina alegrando la casa, de los paseos en la playa, de las locuras de Chipifornia, de las granizadas en la playa, de los partidos a las palas y sus trampas,  de las miles de fotos para querer dejar instantáneas de todos los momentos tan buenos que hemos pasado… de todo. Una semana increíblemente perfecta.

He pasado un verano que en kilometraje se puede quedar corto a otros muchos veranos de mi vida pero en intensidad y felicidad pocos veranos se podrán acercar a este. Así que este Septiembre si, tendré melancolía por mi verano pero con este sabor que me ha dejado el vivir un verano tan locamente enamorado y en el que todo me ha salido tan inesperadamente bien.

Aquí ya entrará poca gente a leer y me parece bien pero si entra la gente que ha hecho que mi verano haya ido viento en popa y que se de por aludida sólo quiero que sepan que gracias y que espero poder haber sumado también en su verano. Mención especial a los padres de Lucía y a mis padres por darnos la oportunidad de vivir este verano juntos y sobre todo a ella por hacer que cada día a su lado sea especial, desde que me despierto hasta que me acuesto. Te amo ;D

Pd: Suena “Love you till the end“.

Un saludo.

Esta es mi amiga Almudena

No nos vemos siempre, no hablamos todos los días pero somos amigos y estamos conectados de una manera especial. Somos amigos desde hace más de 11 años y esa conexión que existe entre nosotros cada día es más sólida y llevo mucho tiempo queriéndole escribir algo para agradecerle todo lo que hace e hizo por mi y no tengo más manera que hacerlo aquí un día cualquiera a una hora cualquiera.

 

Aunque ella sea muy de ponerse a escribir y dejarme con la boca abierta, hace unos meses cuando peor lo estaba pasando y cuando más cambios estaba metiendo en mi vida ella supo elegir perfectamente un poema de Jorge Luis Borges que se llama “A los amigos” para mostrarme su apoyo en todo. En esa época nos escribíamos pocos, andábamos algo más separados de lo que acostumbramos pero afloró lo que dije antes, esa conexión especial que nos trae por la vida como amigos desde hace más de 11 años. Aquí os lo dejo:

No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida,
Ni tengo respuestas para tus dudas o temores
Pero puedo escucharte y compartirlo contigo
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.
No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes actuar,
Pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón.
Pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo amarte como eres y ser tu amigo.
En estos días pensé en mis amigos y amigas, entre ellos, apareciste tu.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el segundo o el tercero de tu
lista.
Basta que me quieras como amigo.
Gracias por serlo.

Pd: te quiero hermana.

Cuarto de siglo

Como esa hoja que cuando se ha secado cae, le sopla el viento llevándola a cualquier parte y cuando va caer pasa un chiquillo corriendo y le intenta dar una patada y no hace otra cosa que darle vida  y ésta empieza de nuevo a volar en busca de otro escenario que le de vida y siga volando y siga y siga y siga… pues yo soy como una hoja de esas, una hoja que hoy hace justo 25 años que no para de ir de lugar en lugar y de recorrer mundo sin realmente saber a donde ir y a donde le deparará el futuro.

Hoy hace 25 años que mací y como bien merece una fecha señalada como es cumplir un cuarto de siglo, toca hacer resumen de todo lo vivido en estos años. Esto quiera o no es bastante difícil de hacer porque no sé muy bien como enfocarlo. Podría empezar a nombrar a todas las personas importantes de mi vida, a todas las que han pasado por ella y han hecho que yo haya crecido o simplemente que hayan estado conmigo cinco minutos. Es muy difícil, en serio. Son tantas las personas las que me componen, son tantas las que han pasado por mi vida que se me haría imposible nombrar una a una a todas ellas. Por supuesto tendré que hacer mención a mi familia que es lo más importante de mi vida en estos 25 años. Mi madre, no sólo me dió la vida, si no que cada día me da vida. Mi padre, Dios, mi padre. Vaya ejemplo de lucha este hombre que acaba de pasar por un cáncer que le pintaban tan mal y le pusieron las perspectivas tan lejos de nosotros. Mis hermanos… eso si que son amigos invisibles, nunca te crees que están, haces vida casi sin tirar de ellos y cuando menos te lo esperas y cuando más los necesitas,!tachán! ahí están ayudándote y guiándote en lo que pueden. Y de mi familia… mejor paro, no es plan de ponerse a llorar y estoy diciendo que no quiero ponerme a hablar de personas.

¿Qué digo de mis amigos? Pues eso, que no tengo ganas de llorar…

Para hacer resumen también podría ponerme a describirme y a hablar de mi y de como soy pero creo que eso no lo puedo o no debo hacerlo yo. Soy Fran Moya, soy como soy. En 25 años sólo puedo decir que la gente me trata muy bien, que caigo mal y caigo bien pero el que ven es Fran, no hay más. Ese es muchas veces mi error, ser transparente en los sentimientos a las personas y en las maneras, mostrarme tal y como soy, pecar a veces de callar y otras tantas de hablar demasiado. Soy cariñoso y soy una persona alegre y con sentido del humor. A veces aparento ser chulo pero quienes me conocen saben que realmente soy un mierda. No sé qué mas puedo decir de mi al mirar atrás en estos 25 años, seguro que me dejo muchas cosas pero es que no debo decirlo yo, no creo que pueda tampoco describirme con objetividad. Si, me quiero, ¿qué quieren?. Pero lo que si puedo decir en estos 25 años es que me siento orgulloso de lo que he hecho y de como soy, soy muy consciente de todos mis fallos, soy muy consciente de que la cago constantemente, sé que tengo un pedazo de libro de instrucciones que a veces es difícil de entender, sé que tengo mucho malo pero también que tengo mucho bueno. Estoy orgulloso de todo lo que hago porque en estos 25 años creo que nadie me puede decir que soy mala persona, nadie me podrá achacar maldad, como dije hace poco: “hago las cosas mal lo buenamente que puedo”.

Últimamente siempre me pasa esto a la hora de ponerme a escribir, sólo sé escribir los problemas que me causa el ponerme a escribir. No sé por dónde se me escapa la creatividad y no sé por dónde sacar lo que siento al cumplir 25 años, es que es todo un poco extraño. Son años muy difíciles y situaciones muy grandes las que estoy pasando en años y plazas muy grandes en las que torear. Dónde siempre nadé ahora me ahogo y dónde me ahogaba ahora nado. Sólo puedo decir para acabar que estoy en un momento de mi vida que en el que me siento muy feliz en lo personal, soy transparente como nunca, estoy feliz, soy alegre, le sonrío a la vida gracias a la gente que me rodea, a mi familia, a mis amigos, a mi sobrina preciosa y sobre todo a mi novia. Una persona tan pequeña en apariencia y que es tan sumamente grande para mi y que es la culpable de todo eso. Pero es que en estos momentos me siento tan mal en los profesionalmente hablando, en lo que valgo, en lo que soy, en lo que seré. Estoy bastante perdido y no creo que la situación del país y del entorno haga que me pueda plantear nada y pueda hacer que esta parte de mi vida la vaya a cambiar en poco.

Es extraño, será la madurez… sólo sé que no puedo decir nada más de mi cuarto de siglo, estoy en esos días en los que no hago las cosas bien sin darme cuenta y lo hago pasar mal a las personas que más quiero y no me sale mucho más que escribir.

Gracias a todos los que pasaron y a todos los que están. Gracias a mi familia por hacerme, gracias a Lucía por aguantarme y gracias a mis amigos por serlo.  Espero que dentro de 25 años la vida haya cambiado mucho, todos seamos muchos más felices y sobre todo, que todos nos recordemos como buenas personas y que si estuvimos en nuestras vidas, mereció la pena.

Gracias.

Dejo la carrera

Pues tal y como dice el título de la entrada, dejo la carrera, por ahora abandono el sueño de ser aparejador. En primer lugar quiero dejar claro que es una decisión forzada por las circunstancias pero que está muy meditada y que me ha costado mucho tomar, pero es que cuando no se puede no se puede.
Como habrán leído en algún que otro sitio soy un “topógrafo en paro”, llevo en paro casi dos años y medio y mi situación económica es pésima. En mi casa no está la cosa mucho mejor y los problemas económicos ya son un gran handicap cada semana, no casa mes como pasaba antes. Todo eso sumado a una desmotivación con el futuro que me espera estudiado esta titulación hacen que tome la decisión de dejar la carrera.

Durante éstos últimos cuatro días he podido disfrutar del II Congreso Nacional de Estudiantes de Ingeniería de la Edificación y me he dado cuenta que no me voy a llevar el título de ingeniero de la edificación bajo el brazo, pero se me llevo a unas personas en el corazón que valen su peso en oro. No sólo en el Congreso, durante estos dos años y medio en el grado he conocido a un montón de gente, a un puñado de buenas personas y un sin fin de buenos momentos, tanto en clase como fuera de ella. Pero es que no sólo eso, también me llevo un grupo de AMIGOS con mayúsculas. No quiero ir mencionando uno a uno, es tontería, ellos se dan por aludidos solitos. De ellos he visto la alegría de volver a verme cuando no hemos coincidido en la misma clase, con ellos he vivido almuerzos en los que los entrantes, el primer plato, el segundo, el postre, el café y la sobremesa han sido risas y buenos momentos. Con ellos viví cuatro días inolvidables en Valencia. Con ellos pasé noches de fiesta en Rota, tardes de Historia, noches de estudio en el Búnker, mañanas de dibujo, tardes de Tonterías las Justas, noches de Buda, excursiones por Sevilla voluntarias, meriendas improvisadas, comversaciones de Whatsapp… miles y miles de momentos vividos y eso que soy el más despegado de todos. Es lo que me voy a llevar, a la gente que he conocido y a mis amigos.
Me hubiera gustado que las #cositasdelauni hubieran acabado con un monólogo de los míos en el autobús viniendo de Burgos, pero cómo pudisteis observar, no estaba muy animado, me estaba dando cuenta que eran mis últimos momentos con mis amigos y no me molan ese tipo de despedidas… Os pido perdón por enteraos de ésto por aquí, por mi blog, pero es que no he sido capaz de ponerme delante de ustedes y deciros que me quito de la universidad, sé como sois y sé que me la ibais a liar y no tenía ganas de llorar. Os tengo que dar las gracias por todos esos momentos que me habéis regalado, os tengo que agradecer que el otro día me despertárais para desayunar con ustedes, os tengo que agradecer lo bien que me siento cuando estoy con ustedes porque sois todos geniales.

Mi futuro a partir de ahora se torna un poco incierto. Ahora mismo voy a intentar trabajar en cualquier cosa, en lo que salga con tal de tener unos ingresos que me quiten de ser una carga económica para la casa y a partir de Septiembre si puedo volveré al Grado y si no pues intentaré estudiar otra cosa pero siempre relacionada con lo nuestro. Eso profesionalmente, personalmente sólo pienso cambiar en meter mas en mi vida a las grandísimas personas que me han rodeado estos años en el grado y disfrutar con ellos de todos los momentos que nos quedan juntos.

Os quiero tela cabezones

Carta al 2011

Tener que ponerme a hacer la carta al 2011 es un trance duro, es más, la hago con el único motivo de seguir con la tradición de escribir algo recodando el año que se va. Este año no ha sido muy bueno en casi nada. A mi normalmente no se me suele notar cuando las cosas me afectan o cuando no estoy anímicamente bien pero este año al final ha podido un poco conmigo. Me hubiera gustado haber sido un poco mas fuerte para poder seguir igual, no haber caído en bajonas o simplemente seguir haciendo lo que mas me gusta y como mejor estoy, que no es otra cosa que haciendo felices a los que están a mi alrededor y hacerlos reír con tonterías y chuminás. Otra cosa que me hubiera gustado este año es haber conseguido ser mas fuerte ante lo palos y no haberlos trasladado a otros ámbitos de mi vida, pero teniendo en cuenta los cambios que ha sufrido mi familia y mi casa, lo raro hubiera sido estar impasible ante todo eso. Los palos ha sido duros, muy duros y gracias a Dios en casa hemos tenido la bendición de ver nacer a África y eso ha sido como un colchón con el que amortiguar todos los palos que nos había cocinado el 2011. Un año muy largo en el que he tenido que visitar muy a menudo el “Bar de los Callados”, como decía mi tío Manolo, y un año en el que la vida ha querido poner a prueba nuestra fortaleza a bases de malas noticias. Comenzó el año llevándose al cabeza de familia, mi tío Alberto, y desde entonces ya quería que pasara el año, no se vislumbraba nada bueno en lo que quedaba. ¿Imaginan ya como pude comenzar el segundo cuatrimestre del curso? A la dolorosa pérdida de mi tío vino la de mi abuela Rosario. En los cuatro primeros meses de Abril se fueron las dos personas mas importantes de la Familia Moya y yo, quizás un poco blando ante esta situación y la que se creaba en casa, no asumí muy bien todo lo que estaba pasando.

Creo que hasta que llegó Junio no volví a ser yo. Volver a sentirme alegre y a despejar un poco la cabeza ante todo lo que había pasado en casa. Aunque también he de reconocer que pasé muy buenos momentos en Abril. En concreto dos momentos: la celebración del décimo aniversario con mi novia en casa con todos mis amigos y el viaje a Valencia con motivo de un congreso para estudiantes de ingeniería de la edificación. Para ser sincero, en un primer momento no pensé ir a Valencia dado que sólo hacía una semana que falleció mi abuela, pero también tenía la necesidad de despejarme y poner la cabeza en otro sitio. Y lo conseguí. Pasé uno momentos inolvidables con mis amigos en Valencia y ellos también lo pasaron muy bien conmigo. Fueron cuatro días inolvidables. También fueron bonitos los momentos vividos en el décimo aniversario con Alba en el local de mi casa. Estuvieron todos mis amigos bajo ninguna excepción y nos salió una tarde noche perfecta. Desde aquí os tengo que dar otra vez las gracias. Pero noto que hasta Junio no empecé a notar la alegría que me caracteriza. Parte de culpa la tuvo Twitter. Sí, manda cojones que tenga que meter a una red social en mi carta al 2011 pero es que es verdad. Esa red social ha sido el alivio en muchos momentos, es una escapatoria al aburrimiento y sobre todo, es un lugar en el que no paras de compartir con gente las cosas que te pasan en la vida, en el que conoces a gente super agradable, también no tan agradable, y es un foro super grande en el que debatir cosas. Gracias a Tuister (sí, así lo llamo yo) he pasado tardes super divertidas intentando conseguir TT y en que a veces lo hemos conseguido. Recuerdo el primero que fue #sequeceloson y así llegarón #cositasdeChipifornia #asíerayo #cositasdelaUni #miBelén #BatidodeOreo… y un montón mas que son imposibles de memorizar.

La mejor época de este año, como no, fue la del verano. Quizás este año ha sido un poco menos intenso que otros veranos, ya que unos por trabajo y otros por no parar, siempre he tenido veranos bastante intensos pero este no se ha quedado corto. La temporada de verano empezó celebrando el cumpleaños de mi amiga María en el campo de su abuela. Recuerdo que me compré un pantalón blanco para la fiesta ibicenca que montó y dije: “yo no sé para que leches me compro esto, si no me lo voy a poner mas”. Anda que voy para adivino… vinieron dos fiestas ibicencas más: casa de Ferris en Rota y el aniversario de mis primos en Castilblanco. Ambas “papadeltas” de embergadura. Además al final de este verano también tuve la “West Party” también en la casa de mi amigo Ferris en la que pasé una pedazo de noche con mis amigos vestidos de vaqueros. Además de las fiestas sonadas pasé, como todos los años, mis 20 días en “Chipifornia” con mis padres y mis hermanas.

Han sido unas vacaciones un poco locas, cada día era un mundo. Lo mismo me quedaba en Chipifornia que tenía que ir a Sanlúcar, que comía en casa, en la calle o no comía o que comía dos veces… en fin, un fiel reflejo de lo loca que está la casa. Todo ello retransmitido por Tuister, claro está. Además estas vacaciones han sido bonitas porque hemos estado pendientes en todo momento de la barrigota de mi hermana. Cada patadita, cada vez que le entraba hipo a la niña, cada vez que se montaba una juerga a empujones… en fin, todos con la ilusión del primer bebé en casa. Bueno, el segundo, a Natalia la vivimos igual.

Una vez acabadas las vacaciones quise retomar el estudio pero era tontería. Lo he hecho super mal en ese sentido. En Julio porque no quise y en Agosto porque no pude, así que el verano se me fue estudiando muy poco y no aprobé ninguna.

El último trimestre del año ha sido en el que nació la pequeña de la casa. La alegría, el juguete, la escapatoria. Nació África. La pequeña mas guapa de España entera que nos tiene a todos locos perdidos. Pero como dije al principio de la entrada, el año nos tenía preparado bueno palos a todos y a la semana siguiente de nacer África llegó la peor noticia: la enfermedad de mi padre. A partir de ahí todo cambió y así hasta hoy.

El año pasado le pedí muchas cosas al año, que si mejorar en el trabajo, que si aprobar la carrera, que si… en fin, tonterías. Este año sólo le voy a pedir una. Sólo una. Salud. Sólo quiero salud. Sólo eso. A partir de ahí todo lo que venga será positivo. Este 2012 se avecina con cambios en mi vida y un año super largo, pero nada, habrá que cogerlo por los cuernos. No queda otra. Gracias a Dios que puedo contar con unos grandes amigos y una gran familia en la que apoyarme.

Feliz 2012

Un Lizipaina por favor

Esta es la segunda vez que escribo esta entrada, la anterior me estaba quedando demasiado pesada y la he descartado. Obvio, me había dado por enumerar todas las bondades de los dos gobiernos de SuperZ y todos los que se fueran a pasar por aquí iban a acabar cansados. Son tantas las bondades… Es lo que tenemos los “ilustrados” que nos da por leer los periódicos y enterarnos de las cosas. De todas las cosas y que además no nos importa hablar de todas. Pero entiendo que no todo el que entra aquí es un “ilustrado” como yo, no pienso cansarlos a números ni a leyes sacadas por SuperZ, eso no lo voy a hacer. En materia social me había cansado de enumerar las bondades del ahora supervisor de nubes (a ver quien entiende esto) pero lo dicho, no os voy a cansar. Con una fotito sacada de Libertad Digial (ahora es cuando algunos dejan de leer) ya tenemos el resumen de lo que nos deja SuperZ.

Y con esta foto es cuando puedo usar sin ningún tipo de reparos “Esta es la España que nos deja ZP“. Porque es así. Por lo menos así es como lo vemos los “iluminados”. Está claro que hay gente que los datos de paro los cambiaba, “hay mucho fraude fiscal” (¿te lees ya?), pero son los que son. Lo siento por muchos, de verás, los resultados de las elecciones están partiendo muchas caras. La primera la de Rubalcabita. ¿Apostamos cuanto va a durar la cabeza de Rubalcaba en el PSOE? Yo quiero que dure mucho eh, cuanto mas mejor, me parece el mejor representante para ese partido que tanto ha hecho por España.

Y a lo que yo iba es que por fin tengo mi enlace, por fin. Por fin tengo el enlace de los resultados de las elecciones que le dan una mayoría mas que suficiente al PP para hacer todo lo necesario para salir de la crisis. Puede hacer todo lo que tenga en sus planes porque está totalmente refrendado en las urnas. Sí, leen bien. U-R-N-A-S. A algunos que pasen por aquí les resultará raro que usemos esa “Arca que sirve para depositar las cédulas, números o papeletas en los sorteos y en las votaciones secretas” siendo este un país que no tiene una democracia real, pero al contrario de lo que pasa en países totalmente libres como Cuba o la mayoría de África, decidimos “el pueblo” quien nos gobierna.

Las urnas han dado “desgraciadamente” la mayoría absoluta al PP. A partir de ahora y gracias a Dios a todos nos interesará mucho mas la política, leeremos los periódicos todos los días y enlazaremos miles de noticias cada día. Por fin. Por fin a todo el mundo le va a dar por leer el periódico para ver como están las cifras de paro, para ver como están los mercados o simplemente para “informarse” de lo que pasa en España y no sólo lo vamos a hacer los dos o tres “iluminados” que estamos desperdigados por España.

Y a partir de ahora me encantará leer las noticias relacionadas con “las voces del pueblo”. Ahora, lo siento amigos, voy a disfrutar mucho con ustedes. Tanto como disfruto con el que se preocupa por el ahorro en energía eléctrica al ver las farolas de Sevilla encendidas a las 8 de la tarde y no se preocupa con que el Ayuntamiento ha tenido que pagar 5 millones de euros en facturas a Endesa antes de que cortaran el suministro. Disfrutaré con el que hoy piensa que volvemos a los años 50. Disfrutaré con todo el que hoy usa la palabra “recorte” y ayer usaba la palabra “ajuste”. Voy a disfrutar con los que odiáis la libertad de un periódico de vender sus esquelas. Disfrutaré con aquellos que critican los comentarios sarcásticos en clave de humor pero critica que la gente esté en contra de que le quiten la publicidad a un programa como La Noria, ejemplo de ética. Voy a disfrutar mucho con vuestro miedo, ese miedo que tenéis todos a que las cosas vayan bien y se os parta la cara con la batería de “soplapolleces” que soltáis por esa boquita. Lo siento pero a partir de hoy ,y con este enlace, voy a danzar bajo la lluvia con los auriculares puestos. Posiblemente escuchando la Ser para disfrutar de sus últimos momentos de vida.

Para terminar y volviendo a echarle un ojo al enlace, quiero recomendar a la voz del pueblo un poquito de Lizipaina que parece que se han quedado algo roncos. Lo siento mucho por ustedes amigos. Sé que jugar a la “Vida de Brian” ha tenido que ser divertido y mas cuando ha jugado tanta gente, pero una pena que no hayan jugado los suficientes. Así que lo dicho, a disfrutar, que como mínimo, son 4 años.

Un saludo