Carta al 2011

Tener que ponerme a hacer la carta al 2011 es un trance duro, es más, la hago con el único motivo de seguir con la tradición de escribir algo recodando el año que se va. Este año no ha sido muy bueno en casi nada. A mi normalmente no se me suele notar cuando las cosas me afectan o cuando no estoy anímicamente bien pero este año al final ha podido un poco conmigo. Me hubiera gustado haber sido un poco mas fuerte para poder seguir igual, no haber caído en bajonas o simplemente seguir haciendo lo que mas me gusta y como mejor estoy, que no es otra cosa que haciendo felices a los que están a mi alrededor y hacerlos reír con tonterías y chuminás. Otra cosa que me hubiera gustado este año es haber conseguido ser mas fuerte ante lo palos y no haberlos trasladado a otros ámbitos de mi vida, pero teniendo en cuenta los cambios que ha sufrido mi familia y mi casa, lo raro hubiera sido estar impasible ante todo eso. Los palos ha sido duros, muy duros y gracias a Dios en casa hemos tenido la bendición de ver nacer a África y eso ha sido como un colchón con el que amortiguar todos los palos que nos había cocinado el 2011. Un año muy largo en el que he tenido que visitar muy a menudo el “Bar de los Callados”, como decía mi tío Manolo, y un año en el que la vida ha querido poner a prueba nuestra fortaleza a bases de malas noticias. Comenzó el año llevándose al cabeza de familia, mi tío Alberto, y desde entonces ya quería que pasara el año, no se vislumbraba nada bueno en lo que quedaba. ¿Imaginan ya como pude comenzar el segundo cuatrimestre del curso? A la dolorosa pérdida de mi tío vino la de mi abuela Rosario. En los cuatro primeros meses de Abril se fueron las dos personas mas importantes de la Familia Moya y yo, quizás un poco blando ante esta situación y la que se creaba en casa, no asumí muy bien todo lo que estaba pasando.

Creo que hasta que llegó Junio no volví a ser yo. Volver a sentirme alegre y a despejar un poco la cabeza ante todo lo que había pasado en casa. Aunque también he de reconocer que pasé muy buenos momentos en Abril. En concreto dos momentos: la celebración del décimo aniversario con mi novia en casa con todos mis amigos y el viaje a Valencia con motivo de un congreso para estudiantes de ingeniería de la edificación. Para ser sincero, en un primer momento no pensé ir a Valencia dado que sólo hacía una semana que falleció mi abuela, pero también tenía la necesidad de despejarme y poner la cabeza en otro sitio. Y lo conseguí. Pasé uno momentos inolvidables con mis amigos en Valencia y ellos también lo pasaron muy bien conmigo. Fueron cuatro días inolvidables. También fueron bonitos los momentos vividos en el décimo aniversario con Alba en el local de mi casa. Estuvieron todos mis amigos bajo ninguna excepción y nos salió una tarde noche perfecta. Desde aquí os tengo que dar otra vez las gracias. Pero noto que hasta Junio no empecé a notar la alegría que me caracteriza. Parte de culpa la tuvo Twitter. Sí, manda cojones que tenga que meter a una red social en mi carta al 2011 pero es que es verdad. Esa red social ha sido el alivio en muchos momentos, es una escapatoria al aburrimiento y sobre todo, es un lugar en el que no paras de compartir con gente las cosas que te pasan en la vida, en el que conoces a gente super agradable, también no tan agradable, y es un foro super grande en el que debatir cosas. Gracias a Tuister (sí, así lo llamo yo) he pasado tardes super divertidas intentando conseguir TT y en que a veces lo hemos conseguido. Recuerdo el primero que fue #sequeceloson y así llegarón #cositasdeChipifornia #asíerayo #cositasdelaUni #miBelén #BatidodeOreo… y un montón mas que son imposibles de memorizar.

La mejor época de este año, como no, fue la del verano. Quizás este año ha sido un poco menos intenso que otros veranos, ya que unos por trabajo y otros por no parar, siempre he tenido veranos bastante intensos pero este no se ha quedado corto. La temporada de verano empezó celebrando el cumpleaños de mi amiga María en el campo de su abuela. Recuerdo que me compré un pantalón blanco para la fiesta ibicenca que montó y dije: “yo no sé para que leches me compro esto, si no me lo voy a poner mas”. Anda que voy para adivino… vinieron dos fiestas ibicencas más: casa de Ferris en Rota y el aniversario de mis primos en Castilblanco. Ambas “papadeltas” de embergadura. Además al final de este verano también tuve la “West Party” también en la casa de mi amigo Ferris en la que pasé una pedazo de noche con mis amigos vestidos de vaqueros. Además de las fiestas sonadas pasé, como todos los años, mis 20 días en “Chipifornia” con mis padres y mis hermanas.

Han sido unas vacaciones un poco locas, cada día era un mundo. Lo mismo me quedaba en Chipifornia que tenía que ir a Sanlúcar, que comía en casa, en la calle o no comía o que comía dos veces… en fin, un fiel reflejo de lo loca que está la casa. Todo ello retransmitido por Tuister, claro está. Además estas vacaciones han sido bonitas porque hemos estado pendientes en todo momento de la barrigota de mi hermana. Cada patadita, cada vez que le entraba hipo a la niña, cada vez que se montaba una juerga a empujones… en fin, todos con la ilusión del primer bebé en casa. Bueno, el segundo, a Natalia la vivimos igual.

Una vez acabadas las vacaciones quise retomar el estudio pero era tontería. Lo he hecho super mal en ese sentido. En Julio porque no quise y en Agosto porque no pude, así que el verano se me fue estudiando muy poco y no aprobé ninguna.

El último trimestre del año ha sido en el que nació la pequeña de la casa. La alegría, el juguete, la escapatoria. Nació África. La pequeña mas guapa de España entera que nos tiene a todos locos perdidos. Pero como dije al principio de la entrada, el año nos tenía preparado bueno palos a todos y a la semana siguiente de nacer África llegó la peor noticia: la enfermedad de mi padre. A partir de ahí todo cambió y así hasta hoy.

El año pasado le pedí muchas cosas al año, que si mejorar en el trabajo, que si aprobar la carrera, que si… en fin, tonterías. Este año sólo le voy a pedir una. Sólo una. Salud. Sólo quiero salud. Sólo eso. A partir de ahí todo lo que venga será positivo. Este 2012 se avecina con cambios en mi vida y un año super largo, pero nada, habrá que cogerlo por los cuernos. No queda otra. Gracias a Dios que puedo contar con unos grandes amigos y una gran familia en la que apoyarme.

Feliz 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s