Carta al 2010

Sí, es una carta al 2010. A los que me conocéis: sí, es una costumbre que me pegó Juan Lafuente. Creo que esta forma de hacer balance es una buena forma para mirar atrás y valorar lo que pasó y sobre todo para afrontar con ilusión el año que viene. Lo curioso de esta costumbre que me puso Juan la hago yo como quiero, ya que Juan nos decía que la escribiéramos para el año que viene y yo la escribo para el pasado, me gusta mas.

Creo que todo lo bueno que tiene este año pasado, que ha sido por lo general muy bueno pero a su vez muy mejorable, ha sido por lo inesperado de todo lo que he vivido. 2009 lo terminé de una forma espectacular, con un trabajo muy bueno en el que me sentía verdaderamente bien y en el que tenía puesta toda la ilusión para comenzar el año con una fuerza increíble. La sorpresa saltó cuando el primer día de trabajo me echaron a la calle supuestamente por la lluvia pero que en realidad el motivo no era otro que la falta de trabajo.

Ahí vino el palo mas gordo que me he llevado este año, toda la ilusión que tenía en seguir y en prosperar tanto en lo profesional como en lo personal se me vino abajo con el despido. Pero bueno, el año seguía y yo no me iba a quedar con los brazos cruzados en mi casa mientras pasaba el tiempo. Que también lo hice mientras me revolcaba en la mierda y me recordaba que todo lo bien que estaba la semana pasada era un espejismo del que me tenía que olvidar.

Así retomé mis estudios en Arquitectura técnica. Intenté ponerme manos a la obra para sacar alguna asignatura en Febrero, pero la depresión que tenía ocupaba tanto mi cabeza que no tenía cojones de ponerme a estudiar. “Al son de lo tonto”, como le gusta decir a mi amigo David, me había plantao en Marzo, habiendo perdido el trabajo y sin haber aprobado ninguna asignatura de la carrera. De puta madre vamos. Pero bueno, está claro que lo profesional era una mierda en los tres primero meses del año y que, aunque aparentemente nadie me lo note, me afectaba gravemente a mi estado de ánimo. El caos que tenía en mi cabeza no iba a dejarme tranquilo, quiera o no había pasado tres meses dándole vueltas a la cabeza a ritmo impresionante, por lo que la infección que me salió en la cara no era mas que un daño colateral y no tuve mas que joderme.

Quizás esa infección en la cara sea el punto de inflexión del año. Abril, Mayo, Junio han sido los meses en los que mas me puse las pilas estudiando, en los que empecé a espabilarme y al final de Junio, se me acabó la infección, aprobé algunas asignaturas, se me quitó el echar de menos el trabajo y empezaron las vacaciones. Además tengo que reconocer que me hice amigo de varios compañeros de clase a los que hoy quiero un taco. Ferris. Paco. Alejandro. Edu. Yaiza. Vicky. María. Ostos. Jessi.

Antes de acabar con Junio quiero dar las gracias a mis amigos y a mis padres y sobre todo a mi novia, por prepararme la fiesta sorpresa de mi cumpleaños que mas deseaba tener. Quería una fiesta de cumpleaños así y espero que el año que viene se produzca igual y que nunca dejemos de celebrar los cumpleaños como los hemos celebrado este año. Tartaca de Pallarés, botellines Cruzcampo y a disfrutar cantando.

Este verano pasado ha sido un verano impresionante, el mejor verano de mi vida sin dar lugar a dudas. Los planetas se alinearon para que mi novia tuviera vacaciones en Julio y Agosto, para que España ganara el Mundial, para que David viniera conmigo a bucear a Zahara, para pudiera estar dos semanas disfrutando de la pesada de mi hermana y de mis padres, para que mi coche se estropeara, para hacer el viaje más disfrutado de mi vida, el Camino de Santiago, para que en definitiva, yo pudiera disfrutar de este verano. Creo que me lo merecía, llevaba tres años sin disfrutar del verano y además, había tenido esta entrada de año tan mala.

De las cosas mas especiales que he vivido este verano está claro que ha sido que España ganara el Mundial. Es que fué especial desde el principio. Desde el primer partido en casa de mi amigo Ferris al último en el Palenque. Esa euforia, esa felicidad que explotó en lágrimas abrazado a mi amigo David, ese viaje a Madrid para ver a los campeones en el que sólo vivimos cosas impresionantes, en la que los tres éramos los mas felices del mundo entero pegando saltos en medio de un descampado de Madrid. Ese abrazo con mi novia, Almudena, Samuel, Macías, Eugenio, David después de marcar Iniesta, eso no tiene precio, es espectacular sólo recordarlo. Lo tengo grabado a fuego.

Pero no es lo único que este verano se me ha grabado a fuego. El Camino de Santiago ha sido lo máximo de este año. Me ha faltado gente que me hubiera encantado que hubieran venido con nosotros ha hacer el camino, pero los que fuimos, vivimos el camino de una forma tan intensa, tan bonita y tan “dolorosa”, que hizo que este camino se grabara en mi corazón a fuego. Es que desde que salí de mi casa a las 9 de la mañana hasta que llegué a los 9 días a las 11 de la noche, todo, fue espectacular. Lo mejor de 2010 sin duda. Les doy las gracias a Almudena, Marcelo y Emilio, son grandísimos amigos a los que quiero con locura y que saben como hacerme disfrutar de ellos. Disfruto con ellos, los quiero, pero no los quiero como quiero a Alba, mi novia, que gracias a este camino la quiero más. Me demostró fuerza de voluntad, ganas y saber sufrir como se sufre en un camino. La amo.

Después del verano siempre viene la bajona. ¿Por qué?. Fácil. Si he tenido un pedazo de verano, ¿Dónde está la alegría de ponerse de nuevo a estudiar?. En ningún sitio. Aún así, creo que no me va mal del todo en la facultad, me tengo que poner las pilas y es subsanable. Y por lo general, estos tres meses han sido muy sosos.

Tengo que dar las gracias a mi tía y mi abuela porque me hicieron un regalo muy especial este año. Mi Seat Ibiza. También tengo que dar las gracias a mi novia por aguantarme y a todos mis amigos por hacerme disfrutar de ellos y hacerme sentir especial por saber que son mis amigos. Está claro que nadie nos entiende mas que nosotros mismos. Quiero dar las gracias, aunque ellos no lo van a leer, a mis padres y mis hermanos por darme una noche buena memorable, en la que a pesar de todas las peleas que siempre existen en la familia, vivimos una Noche Buena preciosa, llena de cantes, de risas y de buenos momentos. Espero que esta noche todo sea igual.

Por lo general, buen año, mejorable en lo profesional, mejorable en los personal, pero inmenso por lo inesperado del recorrido que tomó. Gracias a todos los que participáis en mi vida. Espero que el 2011 venga cargado de ilusión, de salud, que es lo principal y por supuesto de trabajo. Que este año nos demos cuenta de lo que realmente vale la pena.

Feliz 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s