Al gran jefe

Desde este trocito de internet quiero rendirle tributo a mi tío Alberto. Una persona que para nadie pasaba desapercibido, al que todo el mundo quería y tenía un respeto especial. Se le quería así porque él de verdad era especial, tenía unos ojos preciosos con los cuales te miraba con una alegría y una energía diferente, con él todos hablábamos de lo que fuera, te preguntaba por todo, se interesaba por tí y por todo lo que te rodeaba y además es que lo hacía de corazón. Era especial.
Yo nunca he visto a mi tío cabreado, todos los recuerdos que tengo de él son agradables y casi siempre con una sonrisa en su boca. Por supuesto él se enfadaría muchas veces, de eso deben saber bien mi padre y mis tíos que han sido sus compañeros de trabajo toda la vida, pero yo no, nunca una palabra mas alta que la otra.

Para mi es un referente y quiero ser en parte como él, él hizo muchas cosas por las que se puede ir muy orgulloso al cielo. Él ha sido y es un pilar fundamental de la familia. En navidades, comuniones, el Rocío, comidas… En casi todo evento que rodeaba la familia el tito Alberto tenía metido media mano. Él ha sido como un encargado de obra, que sin llevarse ningun mérito levanta edificios, pues él movía nuestra familia.
Yo soy practicamente de los mas chicos de la familia, pero mis recuerdos con él son infinitos. Recuerdo muy bien como él nos ayudó y nos guió para organizar la boda del aniversario de mis padres, como se venía a mi casa para organizar el bautizo de Natalia, o nuestras comuniones en el campo, cómo lo organizaba todo para salir el domingo para ver la Virgen del Rocio. Nunca podré olvidar cómo celebró mi 18 cumpleaños en el taller de improvisto. Recuerdo que llegué de la academia y como supo que era mi cumpleaños sacó una botella de champagne y lo celebramos allí de una forma irrepetible. Tambien nunca se me podrá olvidar un año en Sanlúcar de Barrameda que nos cogió a mi prima Lidia y a mi, los peques de la casa y nos llevó a escuchar misa, comprarnos chucherías y llevarnos a ver la puesta de sol. Recuerdo mucho ese día porque comprando las chuches mi tío le dijo al hombre del kiosko que nos pusiera a los dos las mismas chuherías para no pelearnos y eso a mi nunca me entraba en la cabeza mientras mi tío me lo explicaba en la furgoneta del taller.
Habrá tantas cosas que contar de mi tío… Era especial. En un año se nos fue al cielo y desde allí seguro que nos estará dando fuerzas para seguir adelante, para que nosotros ahora hagamos lo que antes él hizo, que nos reunamos, que hagamos vida en familia, somos muchos no nos podemos separar, para que el taller que él fundó y creó y que tanto ha dado a la familia, habiendo trabajado todos los titos en él y muchos primos siga adelante, para que todos tengamos fuerza con nuestra abuela y le demos todo nuestro cariño mientras esté aquí, y para que en definitiva todos seamos un poco como él, que ha sido nuestro gran jefe.

Nunca te podré olvidar tito. Te quiero.

Anuncios

1 comentario

  1. Me as echo llorar primo el era un hombre de verda que para mi desde mi punto de vista un pilar muy fuerte en la vida de nuestra familia, conjunto con todos pero el era algo especial que no es que lo diga yo es que es así, el respeto que te infundía el tito Alberto aparte de confianza. ÉL SE GANÓ EL CIELO A PULSO POR ESO SE QUE DONDE ESTÁ, ESTÁ BIEN. UN BESO TITO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s